El INAP, bajo la mirada de Gabino Fraga

en

La tarea del buen administrador público es manejar los recursos (o proyectos que le sean asignados) con total eficiencia, siempre buscando que con poco se haga mucho. Esta visión, sin embargo, debe ir acompañada de una formación académica, técnica y de experiencia, que ayude a que las encomiendas sean cumplidas.

Para Gabino Fraga, uno de los fundadores del Instituto Nacional de Administración Pública (INAP), la buena preparación de los servidores públicos debía venir desde un lugar establecido, que contara con bases sólidas para ofrecer este tipo de educación. 

¿Por qué era tan necesario? 

Queda claro que dirigir municipios, estados y naciones, no es cosa fácil. Se requiere de una visión amplia, crítica, pero sobretodo certera al momento de tomar decisiones que puedan impactar la vida de millones de personas.

Bajo esta premisa, el INAP, bajo el mando del maestro Gabino Fraga, sus primeros años los dedicó a la investigación y divulgación de las ciencias administrativas. Así, al mantener en perfecto equilibrio y simetría la investigación y la enseñanza, podrían replicarse los modelos de éxito (guardando las debidas distancias) de las empresas privadas más exitosas.

Pero todo esto no sería posible sin que dentro del espectro de la administración pública se considere la “influencia del ambiente jurídico, político y técnico”, además de los factores psicosociales.

Hoy, a mas de 60 años de su fundación, el INAP sigue siendo punta de lanza en las investigaciones que tienen un fin específico: mejorar la salud de la administración pública. 

Deja un comentario