Derecho Administrativo, clave para entender nuestro entorno

en

Por Gabino Fraga.

Cuando hablamos de administración, y en especial de la pública, entendemos que es un concepto que, aplicado, ayuda a que las instituciones funciones. Mejor aún, a que cumplan con las necesidades establecidas en los distintos planes de desarrollo en cualquier nivel de Gobierno.

Pero para entender un poco más claro esta premisa, es necesario voltear a ver el concepto de Derecho Administrativo. 

Por concepto, sabemos que el Derecho Administrativo es la rama del Derecho Público que tiene un objetivo claro: regular la acción o actividad del Estado que se realiza en función de forma administrativa. 

Desde una perspectiva muy teórica-práctica, y acuñada por Gabino Fraga, encontramos que él define la actividad del Estado como el conjunto de actos materiales y jurídicos, operaciones y tareas que realiza en virtud de las atribuciones que la legislación positiva le otorga. Así, concluye, el otorgamiento de dichas atribuciones obedece a la necesidad de crear jurídicamente los medios adecuados para alcanzar tales fines.

¿Dónde está la magia?

Tomando en cuenta este contexto, es posible entender (en buena medida) muchas de las acciones que realizan los diferentes integrantes del Estado. Desde un presidente municipal, hasta el Gobierno de la República

Crédito: rcabogados.mx
Crédito: rcabogados.mx

Su tarea, según lo escrito por el maestro Fraga, no será otra más que adecuarse a la definición de sus atribuciones, al tiempo que buscan la consecución de un fin.

Ética, ante todo 

Así, conociendo estas breves premisas, podemos deducir que toda actividad del estado deberá estar sustentada en un orden jurídico, previamente establecido en algún documento legal, buscando que todos los proyectos o acciones que se hagan tengan un por qué, para qué y para quién.

 

Deja un comentario